jueves, 3 de noviembre de 2011

CAPITULO NO SÉ CUÁNTO: EN EL QUE ME COMO MIS PALABRAS

Teníamos esto. el pseudo sofá, apoyado en el piso:





más esto, apoyado en la pared:



y MIMARIDO a través de todos estos pasos



con diversos viajes a la ferretería



y muchos martillazos



ahora tenemos esto







y hay gente que lo disfruta especialmente:






 Hay que agregar que el costo total de este proyecto fue algo así como $200; las maderas son sobrantes de la obra, lo más caro fue mandarlas a cortar a lo de mis carpinteros en González Catán, flete $160, mano de obra ¡no me vas a cobrar por esto!

(no hubo energía para hacer un poco de estilismo, lo siento, está todo muy a la que te criaste; tampoco tuve energía de empezar a guardar todo lo que va en los buches)

5 comentarios:

la secretaria dijo...

campeones!!!! me emocioné mucho
besos

Amiga D dijo...

Genio !! Es Sharona? O Ilona? Todavia no sé cuál es cuál.

kit sch dijo...

muy genial
y ese acolchado cuero de vaca me hace acordar a tu propia frase: hay que ser muy cool para que lo kitsch sea kitsch y no grasa
tú lo eres!

Madame Lulu dijo...

se hizo realidad!!!! que bueno que quedó, un aplauso para el marido carpintero.

nilda dijo...

yo tenia un somier del colchon que compre en el año del señor 1976. Los colchones cambiaban el sommier quedaba. Le saque todo el resortaje e hice una cama parecida a la suya, un poco bajita pero sin ningun problema y ahora soy moderna.