miércoles, 18 de noviembre de 2009

EL JUEGO DE LA SILLA

Después del exabrupto matutino, pasemos a temas más agradables.

Tengo una mesa de comedor compuesta por:

-una base Sheraton con dos bochas, donada por la tía Lita

y

-una tapa de mármol de Carrara de 4 cm de espesor, adquirida a un gitano que estaba a la vuelta de casa en una época (ahora hicieron un mega hostel en ese lote, fucking progreso)

La base está medio mirame y no me toques, pero la voy a hacer arreglar y pintar de negro furioso, si se puede. Si no se puede arreglar, veremos, la tapa queda sí o sí, amo esa tapa.

Ahora está con 4 sillas, que son 2 y 2 de modelo antiguo y distinto. Que nos tienen medio podridos, aparte una se cayó del entrepiso y se rompió una pata. Dudamos si vale la pena arreglarlas y retapizarlas, que sale un dinerito,  o ir al sueño del pibe, del pibe arquitecto, que vendría a ser yo: la silla Tulip.

La silla Tulip es un diseño de Eero Saarinen para la firma Knoll. Es un clásico que el año pasado festejó su 50 aniversario pero sigue fresca y juvenil como Sharon Stone pero sin cirugías.

Me encanta. Mucho. Mal.

Un sólo temita: lo más barata que se consigue, sigue siendo cara.

Puedo darme este lujo? Debo?

Un pro muy importante de esta silla es que no es tapizada, salvo el almohadón. Para los dueños de gatos, ese es un plus de suma importancia.

La clásica es la blanca, pero no sé si no me gusta más la negra.

Y es muy cómoda y giratoria, para jugar. Y se puede elegir el color del almohadón o, incluso, en un rapto de manía arquitectrólica, llevar una tela uno mismo.

La contra: el precio.

Ay, qué hacer, qué hacer...

11 comentarios:

DeVezEnCuando... dijo...

maravilla de sillas... y si el sueño del arquitecto... (quien mejor para sentarse cada vez y disfrutarla...)
Yo voy a parafrasear a Dos, siempre tan inspiradora y digo Premio, premio, premio!!!

la secretaria dijo...

ay qué amor de sillas marie!

me gusta la blanca, pero es en abstracto, tal vez para ver todos los días te digo la negra...ay qué ganas de comer alfajor blanco de bagley, eso sí, que esté en la heladera bien frío...perdón es el señor BAJÓN

Dolo dijo...

a mi también me gutsa más la blanca. Pero son divinas!!!
y si podés comprarlas....

Richard dijo...

Da vuelta el colchón y compralas.
No lo dudes, te van a acompañar toda la vida.
Muaaaaaaaa

La otra de mí dijo...

cuántas veces se compran sillas por año? y por vida? COMPRA!

Vnd dijo...

Los gustos hay que dárselos en vida....se nos pasa la vida esperando el momento justo para hacer y/o comprar cosas.
Andá eligiendo la telita...

Una dijo...

Iba a decir lo mismo que Mme, Cuátas veces compras sillas en tu vida? Yo por ej, todavía ninguna, todas fueron heredadas, así que mijita, adelante con las tulips! que en sus dos colores son un divinor.

Dos dijo...

Ah, las tengo vistas las tulips yo en mi ignorancia siyil las llamaba "esas sillas de plastico que giran y son lindas".

La segunda frase de cabecera que les paso a enseñar para que repete avec mua cuando sea necesario... Me lo merezco, Me lo merezco.

Cory dijo...

Compralas

CirujaChic dijo...

Voto por la versión blanca, me parece que los almohadones se destacan más, y voto por que la compres, de una. Son hermosas las tulip. Saludetes!

eMe dijo...

AAaaaaaaaaahhhhhhhhhhhh con que ésta es la silla tulip!!!

Eso me pasa por leer de lo nuevo para atrás :)

Para mí, cara es por $10, porque no me gustaron :( estoy desterrada???