viernes, 27 de agosto de 2010

EL MUNDO CONTRA MI

Hoy me levanté con una idea muy genial en la mente. O al menos eso parecía:
Todos los días, él y yo, nos tenemos que comprometer a hacer UNA cosa por la casa. Una sola, todos los días. Puede ser revisar una caja, colocar un cuchitrulo, pintar un zócalo que falte, ir a comprar la tapa del inodoro. Una por día, todos los días.
Y con ese plan en mente, me dije:
le voy a poner las manijas al mueble de cocina. Voy a comprar los tornillos que faltan y se las voy a poner, ¡sí, señor!
Dos largos viajes a la ferretería más tarde, acá estamos.
Por un lado, es cierto, tendría que haber medido y re-medido la medida del tornillo necesario, es cierto. Mi error, me confié.
Por el otro, ¿será posible que si el espesor de las puertas de todos los muebles de cocina standard de este país es de 18 mm no venga ya un tornillo que sirva, que no haya que agregarle arandelas para llegar a la medida deseada?
¿será posible que los que fabrican las dichosas manijitas consideren hacerlas con una rosca decente?
¿nunca oyeron hablar de las bondades de la estandarización?

Ahora ya junté todos los elementos necesarios pero esta boludez se llevó como una hora de mi vida.
La ferretería de la esquina de Chacabuco e Independencia está siempre repleta. Y nadie va y dice, dame esto y esto. Es todo: ¿tenés el cuchuflo que ajusta la papirola del solimán? Cada cliente consume un mínimo de 15 minutos de atención.
Para terminar en una nota más positiva, le agradezco infinitamente al ferretero que me cortó 6 de los tornillos, que eran de otra medida, claro, con la morsa y una sierra y no me cobró nada extra. Por suerte existe gente así o el mundo sería realmente una mierda.

13 comentarios:

Vane Vane dijo...

felicidad

la secretaria dijo...

ay Marie, ¡por un momento pensé que el título era por el debate Gmails vs Hotmails! ajajaja
menos mal que era eso del tornillito y que sabemos que seducís a todos los ferreteros y que hacen lo que sea por tu amor

perez dijo...

No puedo agregar nada a lo anterior!

Marie dijo...

no me hablen, recién tuve que ir a comprar el respuesto del codo de la pileta de cocina que se rajó porque, dice el señor sanitarista, los hacen de un material que no resiste bien el agua caliente. Este... ejem... hellouuu, qué tengo que lavar los platos con cubitos????

Catalina dijo...

Y vos sos una experta en esta materia, para los simples mortales estas cosas son motivos de sobredosis de rivotril.

DeVezEnCuando... dijo...

No entiendo como hay ciertas cosas que no están estandarizadas...
Igual, te faltó la parte donde le hiciste suspiro al ferretero para que te corte los tornillos...

lady picture show dijo...

hay unos tornillos garchosos que sirven para es que no es standar como el chico cuando quise cambiar los tiradores de las puertas de placard, son largooooossss largoooosss y vienen con varias marcas como para ir cortándolos a la medida que necesites ... tarde pero bueno quizas sirva para la próxima.....

Madame Lulu dijo...

los ferreteros en general son de los hombres más pacientes que conozco

Dos dijo...

si, el ferretero es una profesion de amor

Una dijo...

El que pide la papirola del solimán es un hincha ahora la arquitecta que le hace cortar al pobre tipo SEIS tornillos de una determinada medida es jot...
Firmado: la señora de atrás de Marie

Marie dijo...

Lady, gracias, los conozco y justamente quería evitarlos porque esos cortes son un emboleeee

QUE CONSTE EN ACTAS: el ferretero se ofreció de motu propio a cortarme los tornillos, no le anduve haciendo caiditas de ojos ni ronroneos suplicantes

lady picture show dijo...

yo pensé que habías intercambiado corte de tornillos por promesa de favores sexuales... que mal pensada soy!!!!!!!!!!

CirujaChic dijo...

El ferretero de mi barrio, pura paciencia sí señor, un tipo que hasta nos cruzamos en unas vacaciones en Brasil, ese si que estaba en todas.Pero lamentablemente hace poquito se murió.