lunes, 23 de agosto de 2010

AYER

Hice muchas cosas, aparte de correr.


Por ejemplo, me metí en un temascal hecho con barro*. Igual no tuve ninguna experiencia mística porque no estaba prendido.
¿Qué estaba haciendo en un campo en Open Door metida en un simil horno de pizza?
Fui a acompañar a mi viejo, porque la ong de la cual es fundador y partícipe auspicia un curso de construcción en barro, que se da en ese campo.
Mientras ibamos yendo, temía. Recordaba esta experiencia.
Por suerte no fue para nada así. El que da el curso es un arquitecto e investigador del conicet, muy serio, muy de ensayos científicos, la probeta de barro y esas cosas de obra que me encantan. La mayoría de los asistentes en la misma venia. Cero misticismos. Apenas al final (el curso dura 3 días, nosotros fuimos a la entrega de diplomas nomás) un simpático hippie de esos que solía empernarse mi amiga Vanesa esbozó alguna reflexión sobre el contacto con la tierra y nadie le dió pelota. Ni siquiera la comida era vegetariana.
Les contaría más pero temo embarrarla con tanto tocar de oído.
Lo importante: NADIE ABRAZÓ UN ZAPALLO. Estamos a salvo.


*antes de que lo diga alguna otra, lo digo yo: sí, es como que entré de rodillas a una concha, lo sé.

21 comentarios:

Catalina dijo...

Si uno vive en Palermo ¿puede abrazar un zuccini o una endivia? Nada de radicheta, pára mi rúcula y si viene con so correspondiente proporción de chinchulines bien grasos, mejor.

Marie dijo...

Cata, me hiciste acordar de un tweet de Narda Lepes que me sublevó hace poco:

Lo peor que le puede pasar a un vegetales es viajar. Compra productos locales, que viajen poco. Si no sabes de donde son , preguntá. Fácil.


Escuchame, Narda, si le llego a preguntar a mi boliviano de cabecera de adónde vienen las remolachas que me vende, me va a responder: de ACA, señalando una zona inequívoca.
Un día salgo con una motosierra, eh, vivís en una ciudad de millones de habitantes y muchos km2, la verdura viaja MUCHO, seguro, para llegar acá, narda!

la secretaria dijo...

ajajajajajajaajaj
post genial y comentarios mejores
cada día me gusta más este bló

la secretaria dijo...

mi amiga lau, la arquitecta, fue hace poco a un seminario de abrazar zapallos..y sí, abrazó uno

Marie dijo...

y agrego:
Narda, con ese tweet te subo de una patada en el orto al barco de El Escarmiento

Vane Vane dijo...

pobre jipi entre tanto cientifico.

Vane Vane dijo...

y: me encanta la palabra empernarse

carla dijo...

Me dieron ganas de hacer un curso así.

¿Se puede preguntar cuál es la ONG de tu papá?

Marie dijo...

carla, seguí el link del curso, ahí está la ong
está bueno el curso, capaz voy al próximo a embarrarme toda

bro dijo...

Quisiera vivir ahi dentro para siempre.

Madame Lulu dijo...

a mi también me gusta empernarme pero no abrazar zapallos.

DeVezEnCuando... dijo...

Empernar suena lindo en serio.

Yo debo estar mal, porque leí, hice muchas cosas además de comer. Claro, esa fui yo, que ante todo comí.

Co dijo...

jajja linkee y me volvi a cagar de risa con el abraza calabaza :D

Che, pobr Narda, es tan "naba"

Malhumoretti y Neptuno dijo...

jajajajaja!

el domingo vi una GRAN pelicula en donde se abraza a un zapallo gigante...
Lo que me rei!

N.-

Catalina dijo...

¿Y si la verdura viaja del Mercado Central hasta la verdulería de la esquina? ¿No aclaró cuantos km. se considera viajar? Narda: venías zafando, pero te vas. Chauchis.

La cámara lúcida dijo...

encuentro blogga dentro del simil horno!
YA!!!

Dos dijo...

todo es muuy gracioso pero mi propia idiotez me impide entender la utilidad de un curso de construccion con tierra, pero un dia me tomo unos mates con tu papa y le pido que me ilumine

mge dijo...

Se podría organizar un ciclo de cine en el Open Door: "Del temascal al agujero hobbit"

Marie dijo...

Dos, es largo de explicar (y mi viejo sólo patrocina, no da el curso) pero básicamente apunta a lugares donde es caro y complicado llevar materiales de construcción. Ejemplo: en medio de la nada en Santiago del Estero, el arquitecto y una pareja del lugar y algunos que ayudaron le construyeron un tanque de agua de 8000 litros para recolectar el agua de lluvia que cayó en temporada lluviosa en el techo de la casa de la pareja.
Esa agua que juntaron gracias al tanque les duró 9 meses.
Bueno, cosas así hacen.

Una dijo...

Narda siempre fue así.
Pucha pero me imagino sacando la cabeza por la puerta y cantando a los gritos Manuelita.
Nunca me lleves porque no voy a resistir la tentación!

Co dijo...

UNA SOS LO MAS, laburo, pero no resisti dejar este comentario, porque me hizo mucha gracia imaginarte con esa besha cabeza asomada a semejante "caparazon"