domingo, 12 de septiembre de 2010

20

Este es el post n°20 de los 21 posts para 21 km (y una yapa, porque son 21 km y 97 m)

LA CARRERA

Muy pero muy bien organizada. Es raro que en una carrera esté todo bien; la que tiene correcta hidratación, seguro marcó mal los km. O el guardarropas es un quilombo. Esta fue perfecta en todo sentido. Hasta controlaban (medianamente) que nadie se colara. Inédito.

Ya en la expo, al ir a buscar la remera y el chip, te preguntaban a qué velocidad ibas a correr por kilómetro y te daban una pulserita de un color determinado. Según el color de la pulserita, te ubicabas para partir. Por suerte, la mayoría (no todos, nunca falta un pelotudo) respetó eso y no hubo que andar zigzagueando ni temiendo por tu vida con los que vienen a los pedos de atrás.
Vale la pena correr así de ordenados, sobre todo al ser tanta gente.

Para destacar, había algo así como 2000 hermanos brasileños. Muy entusiastas.

La partida fue emocionante... y lenta. Tardé más de 2 minutos en cruzar el arco.
El primer kilómetro me resultó un poco corto pero se compensaba con el segundo y de ahí en más fui clavando los parciales en tiempo justo o unos segundos abajo.

Estas carreras tienen pacers, corredores que van con una banderita indicando la velocidad a la que corren, para que los sigas o los tengas de referencia.

Teníamos que estar un poco adelante del pacer de 5:30 pero, al salir 2 minutos más tarde, recién lo alcanzamos en el kilómetro 4.

Todo muy lindo, ay qué bien que voy hasta la cuesta maléfica del km 8, la subida desde Libertador por Carlos Pellegrini hasta Juncal. Ay madre mía. Lo peor era que llegabas arriba y te dabas cuenta de que esta ciudad no es nada plana, que seguía subiendo, leve pero segura.

Tomabas Diagonal Norte, dabas la vuelta en la esquina de la Catedral y ya habías pasado el km 10. Lo peor quedó atrás. MINGA.

Ahí agarrabas por la 9 de Julio en dirección a la autopista Illia y ¿saben qué? ¡La autopista también está en subida!

Salías de la autopista, pensabas, ya está. Ajá. Km 17, túnel de Sarmiento, ahí atrás de Aeroparque. En la salida de ese túnel dejé lo que me quedaba de piernas, los últimos 4 km los corrí con la cabeza.

Sobre todo porque en el km 18 (o un poco antes, no sé) veo que el pacer de 5:30 venía ¡¡¡¡¡¡medio metro atrás mío!!!!! AH NOOOOO, tengo que acelerar, tengo que acelerar. No me puedo caer tanto. Ahí hubo que ponerle mucha garra para dejarlo al menos 100 metros atrás.

Cuando faltaban 200 metros, miro el reloj, 1:54, si meto un recontra pique bien veloz, bajo la hora 55. Y pude. 1:54:57. No sé cómo, iba dando zancadas, lo pienso ahora y me emociono. Aparte no iba mirando el reloj (porque se complica ir corriendo a los pedos y a la vez mirar una pantallita de 2 cm de ancho), sólo vi que lo había logrado al parar el tiempo. Mucha alegría.

No puedo más que recomendarles emprender una tarea como ésta. No necesariamente corriendo, puede ser otra cosa, pero que sea una actividad que involucre llevar al cuerpo a hacer algo muy exigente. Al cuerpo, no una actividad intelectual. Es una sensación que no se compara con nada. Hoy en el almuerzo trataba de explicarlo y la única que me entendió cabalmente fue mi prima la nadadora.
Cuando todos se levantaron de la mesa, me dice: esto no se puede explicar, hay que vivirlo, el que no lo hizo jamás lo podrá entender.
Y, por sectario que suene, no deja de ser cierto. Es algo que los 7500 que terminaron la carrera lo saben, un secreto entre muchos.

Para culminar, una estupidez que me emocionó: vi varias remeras en las que, en lugar del nombre del corredor, se habían estampado un X ANTO o POR SIMON. Debe haber mucha historia atrás de esas dedicatorias. Me pegó mal, casi lloro.

Próxima entrega: lo que comí después





20 comentarios:

Vane Vane dijo...

no shores que si shoras shoramos todas.


felicitaciones y orgusho amiguil.

Richard dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Richard dijo...

Te juro que me emocioné al leerte. Pero en serio te lo digo.
Recuerdo que viví tus comienzos en esta pasión y hasta me la contagiaste por un tiempo.
Lamento haberme alejado aunque prometo volver.
A traves de tus palabras me vino a la memoria la vez que corrí mis primeros 12km. Lo orgulloso que me sentía, x Dior!
Tu experiencia demuestra que lo que se hace con ganas, con garra, nos hace taaaaaannnnnnnnnn bien y eso se nota en vos. No te lo dije, las ultimas veces que nos vimos, pero es así.
Ojalá muchos podamos seguir tu ejemplo. Ojalá muchos aprendamos y atesoremos una de tus frases que nos insta a comprometernos con alguna actividad que cada día nos haga involucrar y superar a nosotros mísmos.
BESOS ENORMES y espero el próximo post.
Muaaaaaaaaa

Alicia Seminara dijo...

Impresionante. Felicitaciones.

(Jamás hubiese imaginado que hay gente que se cuela en las carreras!)

Flor dijo...

Qué emoción Marie, qué emoción!!!
Un post visceral.

Felicitaciones.

carla dijo...

Qué buen post. No sólo relatás tu emoción, también contagiás las ganas de sentirla.

Dos dijo...

SHANTI, SHANTI, SHANTI

para la proxima carrera te hacemos una remera emotiva que diga BUCAL PROPINATOR dale ?

uruguaya dijo...

felicidades!!!qué éxtasis!
hasta una ultra no paramos.

Mariela alias leti dijo...

Yo también me emocioné! Te felicito, no te entiendo porque no corro ni el colectivo pero me transmitiste el esfuerzo... Para empezar voy a intentar correr 4 mts de living mirando el reloj, en serio debe ser jodido.

Amiga D dijo...

ay que divina!!
Richard, a mí me contagió espero poder sostenerlo en el tiempo es más ya me anoté en mi primer maratón de 5 km. obvio que más...
Lo cuenta con tanta pasión que parece que lo estás viviendo...
Dos, la remera.. jajaja obvio que se la hacemos vamos a la bond y la estampamos..

La cámara lúcida dijo...

me emocione.
ojala me contagie para aunque sea darle a la bici.

soy cero activ fisica y no me jacto, al contrario veo los efectos adversos de no mover pa nada.

que me contagie, q me contagie!!!

para mi sos wonderwoman Marie!

la secretaria dijo...

ay marie, piel de gashina
es muy emocionante leerte

y te digo algo: no se como lo habrás explicado perolo podés reflejar precioso en tu escritura

siento mucho orgusho de haberte conocido
aaa, SHANTO y AMOR

Vnd dijo...

Fue tal cual como lo contaste!!
Tan emotivo que recién en el Km 8 me puse la música , me gustaba escuchar a la gente que corría, a los que alentaban , a los entusiastas brasileros y los que corrian sacando fotos.

Te entiendo cuando decís que es una sensación que hay que vivirla para sentirla. Anoche hablando con marido ( hace años que él corre los 42Km)yo le decía que ahora lo entendía cuando después de una carrera me trataba de explicar lo bién que se sentía. Y eso que yo era de acompañarlo,de ocuparme que comiera lo adecuado antes y después, de estar en el Km indicado para darle un power gel o un gatorade. Por eso anoche estaba felíz de haberla corrido y terminado (espero mejorar mi tiempo)y de que además hayan ido mis hijos a esperarme.

Nos vemos en las próximas carreras

Marie dijo...

gracias x todos los comentarios

Vnd, el tiempo siempre se puede mejorar, es lo de menos (salvo que metas 1h 15, ahí veo dificil la mejoría ja!). Yo iba con la música no muy fuerte porque escuchaba cosas que no me quería perder. Eso sí, a partir del km 15 empezó a haber mucho silencio, ya no quedaba tanto aire

Madame Lulu dijo...

que emocionante!! es cierto lo que decís, yo la primera vez que terminé una regata lloré de emoción y de alegría.

Amiga D dijo...

sho les aviso... que si termino los 5 km. de eivon soy las cataratas del niagara... jajaja (no un chiste pero conmigo que segun Dos tengo el lagrimal destapado nunca se sabe)

Marie dijo...

mirá amiga D me contó una conocida de la reserva que corrió su primer maratón llorando del km 35 al 41, así que todo es posible

perro de aguas dijo...

qué emoción, marie! felicitaciones!

Catalina dijo...

¡FELICITACIONES!

María dijo...

Te felicito! das ganas de correr, no la media, no, unas ganas de 5 km, maso