viernes, 2 de octubre de 2009

EL GRAN SIMULADOR


Monserrat, Catedral al Sur, una mañana de octubre.

El (con ojos húmedos y la voz apenas tomada, la mira a los ojos): sabés que cuando te vas te extraño?

Ella (emocionada, al borde de la lágrima, se siente mal por los pelos en las piernas, las crenchas, el malhumor y el dolor de cabeza que no la abandona hace días, no se siente digna del amor de él): en serio?

El: sí, así que andate así te puedo extrañar.

PLOP!

9 comentarios:

LeO dijo...

Eso te dijo Maikel????


Un romántico!

Marie dijo...

no, LeO, mi marido me dijo eso, no Maikel

LeO dijo...

Si me decías que era Maikel, lo terminábamos de idolatrar (si acaso fuera necesario algo más que el martillo de pinotea)

Alicia Seminara dijo...

O somos demasiado románticas nosotras o ellos demasiado prácticos.

Te entiendo perfectamente.

Vane Vane dijo...

yo creo que el hijo de puta las piensa esas salidas.

las tiene pensadas hace años hasta que por fin encuentra el magico momento para decirlas

eMe dijo...

Concuerdo con Vane, para mí lo va pensando para que puedas alimentar el blog!!! Me encantó pero, aclaro, mi corazón está con Maikel.

perica dijo...

juaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa. una hermosa manera de irse a trabajar.

la secretaria dijo...

jajajajajjaa, me sentí muy identificada con ella y también con él

lady picture show dijo...

me hubiera gustado que sea maikel che!