martes, 20 de octubre de 2009

SEGUIMOS DESARMANDO

Ayer en dos horas, bajé, organicé, embalé y despaché una cantidad tremenda de objetos, que estuvimos horas, nah, qué horas! días! determinando dónde iban, que moveme ese cuadro dos cm para allá, no, es mucho, menos, no, más... no tengo compasión. A mi me prenden el modo DESTRUCCION y soy terrible.

Me acabo de acordar de una vez que vino Vane a casa a ayudarme a ordenar, tirar, etc y pudo presenciar esta faceta mía en vivo y en directo, no paraba de reírse, le parecía fascinante, no sé muy bien porqué. Creo que fue debido a que me transformo en un robot y no paro de gritar órdenes despiadadas y avanzo hacia el frente enemigo del ejército de la entropía, bayoneta en mano, sedienta de sangre*.

-

-

-

-

-

-

*donde dice bayoneta, lease escobillón; sangre= basura

7 comentarios:

Solcito dijo...

Yo soy igual! cuando llega el momento de tirar y revolear, entro en un frenesí!

es catártico tirar cosas

Viste que linda esa bolsita? es re top :)
Besos!

Una dijo...

Yo sólo tengo modo Vieja Hucha.
Vas a domicilio?

la secretaria dijo...

a desalambrar!!!

LeO dijo...

Cambiando bayoneta por escobillón, se hace menos épico...

Cory dijo...

Me gusto la metafora.

Marie dijo...

voy a domicilio, Una, pero no tengo piedad, no me vengas con sentimentalismos porque te acepto uno o dos y tienen que estar muy justificados

La otra de mí dijo...

yo tengo los dos modos, hucha y despiadada pero sin nungún criterio